El Atlatl: tecnolog√≠a de caza de 17.000 a√Īos

Un atlatl (pronunciado atul-atul o aht-LAH-tul) es el nombre utilizado principalmente por los eruditos estadounidenses para un lanzador de lanzas, una herramienta de caza que se invent√≥ al menos hace tanto tiempo como el per√≠odo Paleol√≠tico Superior en Europa. Puede que sea mucho m√°s antiguo. Los lanzadores de lanzas son una mejora tecnol√≥gica significativa en simplemente lanzar o empujar una lanza, en t√©rminos de seguridad, velocidad, distancia y precisi√≥n.

Hechos r√°pidos: Atlatl

  • El atlatl o lanzallamas es una tecnolog√≠a de caza que fue inventada hace al menos 17.000 a√Īos por los humanos del Paleol√≠tico Superior en Europa. 
  • Los Atlatls dan velocidad y empuje adicionales en comparaci√≥n con el lanzamiento de lanzas, y permiten que el cazador se mantenga m√°s alejado de la presa. 
  • Se llaman atlatls, porque as√≠ los llamaban los aztecas cuando llegaron los espa√Īoles. Desafortunadamente para los espa√Īoles, los europeos hab√≠an olvidado c√≥mo usarlos.

El nombre cient√≠fico estadounidense para el lanzador de lenguas proviene del idioma azteca,¬†n√°huatl.¬†El atlatl fue registrado por los¬†conquistadores espa√Īoles¬†cuando llegaron a M√©xico y descubrieron que el pueblo azteca ten√≠a un arma de piedra que pod√≠a perforar armaduras de metal.¬†

El t√©rmino fue se√Īalado por primera vez por la antrop√≥loga estadounidense¬†Zelia Nuttall [1857-1933], quien escribi√≥ sobre los atlatos mesoamericanos en 1891, bas√°ndose en im√°genes dibujadas y tres ejemplos supervivientes.¬†Otros t√©rminos en uso en todo el mundo incluyen lanzador de lanza, woomera (en Australia) y propulseur (en franc√©s).

¬ŅQu√© es un lanzalanzas?

Un atlatl es una pieza de madera, marfil o hueso ligeramente curvada, que mide entre 5 y 24 pulgadas (13 a 61 cent√≠metros) de largo y entre 1 y 3 pulgadas (2 a 7 cm) de ancho. Un extremo est√° enganchado y el gancho encaja en el extremo del culat√≠n de un eje de lanza separado, que mide entre 3 y 8 pies (1‚Äď2,5 metros) de largo. El extremo de trabajo del eje puede simplemente afilarse o modificarse para incluir una punta de proyectil puntiaguda.

Los atlatls a menudo están decorados o pintados; los más antiguos que tenemos están minuciosamente tallados. En algunos casos estadounidenses, se usaron piedras de estandarte, rocas talladas en forma de pajarita con un agujero en el medio, en el eje de la lanza. 

Los estudiosos no han podido encontrar que agregar el peso de una piedra de estandarte influya en la velocidad o el empuje de la operación. Han teorizado que se podría haber pensado que las piedras de estandarte actuaban como un volante, estabilizando el movimiento del lanzamiento de la lanza, o que no se usó durante el lanzamiento en absoluto, sino más bien para equilibrar la lanza cuando el atlatl estaba en reposo.

¬ŅC√≥mo funciona?

El movimiento utilizado por el lanzador es similar al de un lanzador de b√©isbol por encima de la cabeza. El lanzador sostiene el mango del atlatl en la palma de su mano y pellizca el eje del dardo con los dedos. Equilibrando ambos detr√°s de su oreja, hace una pausa, apuntando con su mano opuesta hacia el objetivo; y luego, con un movimiento como si estuviera lanzando una pelota, lanza el eje hacia adelante permitiendo que se le escape de los dedos mientras vuela hacia el objetivo.

El atlatl se mantiene nivelado y el dardo apunta al objetivo durante todo el movimiento.¬†Al igual que con el b√©isbol, el chasquido de la mu√Īeca al final imparte gran parte de la velocidad, y cuanto m√°s largo es el atlatl, mayor es la distancia (aunque hay un l√≠mite superior).¬†

La velocidad de una lanza de 1,5 m (5 pies) debidamente lanzada y equipada con un atlatl de 30 cm (1 pie) es de aproximadamente 80 kilómetros (60 millas) por hora; un investigador informó que puso un dardo atlatl a través de la puerta de su garaje en su primer intento. La velocidad máxima alcanzada por un atlatlist experimentado es de 35 metros por segundo o 78 mph.

La tecnolog√≠a de un atlatl es la de una palanca , o m√°s bien un sistema de palancas, que juntas combinan y aumentan la fuerza del tiro por encima de la cabeza humana. El movimiento de volteo del codo y el hombro del lanzador agrega una articulaci√≥n al brazo del lanzador. El uso adecuado del atlatl hace que la caza asistida con lanza sea una experiencia mortal y eficaz.

Atlatls m√°s antiguos

La informaci√≥n segura m√°s antigua sobre los atlatls proviene de varias cuevas en Francia que datan del Paleol√≠tico superior . Los primeros atlatls de Francia son obras de arte, como el fabuloso ejemplo conocido como ¬ęle faon aux oiseaux¬Ľ (Cervatillo con p√°jaros), una pieza tallada de hueso de reno de 52 cm de largo decorada con un √≠bice tallado y p√°jaros. Este atlatl se recuper√≥ del yacimiento de la cueva de La Mas d‚ÄôAzil, y se realiz√≥ hace entre 15.300 y 13.300 a√Īos.

Un atlatl de 19 pulgadas (50 cm) de largo, que se encuentra en el sitio de La Madeleine en el valle de Dordo√Īa de Francia, tiene un mango tallado como una efigie de hiena;¬†se hizo hace unos 13.000 a√Īos.¬†Los dep√≥sitos del sitio de la cueva de Canecaude, que datan de hace unos 14.200 a√Īos, conten√≠an un peque√Īo atlatl (8 cm o 3 pulgadas) tallado en forma de¬†mamut.¬†El atlatl m√°s antiguo encontrado hasta la fecha es un simple anzuelo de asta que data del per√≠odo Solutreano (hace unos 17.500 a√Īos), recuperado del sitio de Combe Sauniere.

Los Atlatls est√°n necesariamente tallados en material org√°nico, madera o hueso, por lo que la tecnolog√≠a puede ser mucho m√°s antigua que hace 17.000 a√Īos.¬†Las puntas de piedra que se usan en una lanza de empuje o lanzada a mano son m√°s grandes y pesadas que las que se usan en un atlatl, pero esa es una medida relativa y un extremo afilado tambi√©n funcionar√°. En pocas palabras, los arque√≥logos no saben cu√°ntos a√Īos tiene la tecnolog√≠a.

Uso moderno de Atlatl

El atlatl tiene muchos fans hoy. La Asociaci√≥n Mundial Atlatl patrocina el Concurso Internacional de Precisi√≥n Est√°ndar (ISAC), una competencia de habilidad atlatl que se lleva a cabo en lugares peque√Īos de todo el mundo; organizan talleres, as√≠ que si quieres aprender a lanzar con un atlatl, ah√≠ es por d√≥nde empezar. La WAA mantiene una lista de campeones mundiales y lanzadores de atlatl maestros de ranking.

Las competiciones tambi√©n se han utilizado junto con experimentos controlados para recopilar datos de campo sobre el efecto de los diferentes elementos del proceso atlatl, como el peso y la forma de la punta del proyectil utilizada, la longitud del eje y el atlatl. Se puede encontrar una animada discusi√≥n en los archivos de la revista American Antiquity sobre si puede identificar con seguridad si un punto en particular se us√≥ en arco y flecha versus atlatl: los resultados no son concluyentes.

Si usted es due√Īo de un perro, es posible que incluso haya utilizado un lanzador de parlantes moderno conocido como ¬ęChuckit¬Ľ.

Estudiar historia

Los arqueólogos comenzaron a reconocer atlatls a fines del siglo XIX. El antropólogo y aventurero Frank Cushing [1857-1900] hizo réplicas y pudo haber experimentado con la tecnología; Zelia Nuttall escribió sobre los atlatl mesoamericanos en 1891, y el antropólogo Otis T. Mason [1838-1908] observó los lanzadores de lanzas árticos y notó que eran similares a los descritos por Nuttall.

Más recientemente, estudios de académicos como John Whittaker y Brigid Grund se han centrado en la física del lanzamiento de atlatl y en tratar de analizar por qué la gente finalmente adoptó el arco y la flecha.

Artículos Destacados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.